martes, 27 de septiembre de 2011

Hijos de un dios menor

Como con los hijos, te peleas, los formas, los educas, ellos van por un lado, tu por otro... Te enfadas, los perdonas...
Y como con los hijos llega un día en que tu trabajo se termina... y se van.





















Esta se va a l'Eroica. El proceso no ha estado exento de dificultades y algún que otro disgusto, pero el resultado final me llena de orgullo! Portate bien, hija mía!









Como hijo quise un día ser "artista" para llenar de orgullo a los míos... El Olimpo me concedió el grado "inferior" de artesano... Y no me arrepiento.



Como un hijo es también mi blog, le veo crecer y atraer cada vez mas atención... Hoy ha cumplido 100 seguidores. Le felicito, me felicito y os doy las gracias a todos!

6 comentarios:

jofegaber dijo...

Creo que los dioses te han dado ya la categoria de alumno aventajado de Hefestos...

Enhorabuena por todo tu trabajo, solo el que ama como tu lo que hace, puede recibir todo el reconocimiento que merece!!!

Un abrazo.

Manolo Tusinu dijo...

MARAVILLOSA es la vida en la que te dedicas a aquello q amas. MOLTES FELICITATS!!!

Marcos dijo...

"Un buen colegio de pago, el mejor de los bocados, y tu amor, amor sobre las rodillas, caballito trotadoooor. Qué va a ser de ti lejos de casa, nena qué va a ser de ti." Se me pone la carne de gallina con este tema de Serrat.

Enhorabuena.

Reciclone dijo...

Marcos! la medicación.... no te la dejes!
Ahora en serio: gracias a todos!

pep dijo...

L’EROICA 2011
Por: Pepe Barrachina.

A sus 30 años la Olmo se porto de maravilla y me obsequio con una jornada maravillosa, que os intento explicar...
...¿Las bicicletas son solo para el verano? Pues no... A principios de otoño, en la Toscana italiana, en un pueblo de la región del Chianti llamado Gaiole in Chianti, se celebra L’EROICA...

L’Eroica es una marcha ciclista que mantiene viva la idea romántica del ciclismo épico, ciclismo de antaño, jornadas de gloria donde la única táctica era pedalear y pedalear, cuanto más rápido mejor, a pesar del barro o del sol. Agrupa personas que quieren degustar con pasión una buena dosis de nostalgia, esto es lo que distingue al pelotón de esta marcha, de 200, 135, 75 ó 30 Km de distancia, a escoger según preparación física o estado de la bicicleta.

Las bicicletas deben haber sido fabricadas antes del año 1987, cables de freno sobresaliendo del manillar, cambios en el tubo diagonal del cuadro de la bicicleta y los pedales automáticos proscritos, solo rastrales y viejas calas. El peso de las bicicletas es lo de menos, nada de carbono, titanio o aluminio, todo acero. Las zapatillas de piel perforada, y los maillots de lana de oveja merina... (lo tengo solo para l’Eroica y no me importa si la lana me hace morir de calor). Es como estar pedaleando en una película en blanco y negro.

La salida es por franjas horarias “a la francesa”, para las largas puede escogerse entre las 05:00h y las 07:00h, justo antes del amanecer. No existe la competición, a nadie le importa el tiempo que realizan los demás, solo en un carné se van estampando los sellos de los controles con el horario de paso. Se sale en grupo o individualmente para disfrutar en compañía o en la intimidad de cada uno de los itinerarios que discurren por pequeñas carreteras de tierra blanquecina que atraviesan la región del Chianti. Son las ultimas “stradas biancas”, las que han logrado sobrevivir al asedio del asfalto, patrimonio paisajistico y cultural que se iba perdiendo en aras de una mala concepción del progreso.

Sea cual sea el trayecto escogido, avanzaremos por estas “stradas biancas” de tierra y piedras, atravesando dulces colinas verdes y veredas de cipreses que llevan hasta las villas del campo. Pinchazos por doquier, pero nunca te encuentras solo, compañeros anónimos del pelotón o uno de los coches de asistencia, también de época, tienden la mano amiga...”salve”, “grazie” y a seguir pedaleando. Tesón de un grupo de románticos con sus antiguas bicicletas, el resultado es una explosión de color y sentimientos. L’Eroica es mucho más que una marcha ciclista “retro” o “vintage”, es el movimiento cultural de un ciclismo casi olvidado que se expande como una mancha de aceite y te atrapa sin remedio.

En el pelotón no solo se habla italiano, se escuchan conversaciones anglosajonas, francesas y también españolas. L’Eroica nació hace 15 años y va creciendo año tras año, traspasando fronteras y océanos.

Mención aparte es el mercadillo “heroico” que se instala por las calles de Gaiole. Se trata de no dejar escapar la ocasión de capturar objetos legendarios, un viejo sillín de piel, dorsales originales del giro de Coppi o llantas de madera.

Todo hace que L’Eroica sea especial, y así, justo después de atravesar la línea de llegada, al igual que los niños de antes y de ahora que esperamos con ilusión el día de Reyes, el pelotón de l’Eroica espera la próxima edición.

Isidro dijo...

Algo bonito, no dejar perder lo bueno, todo lo antiguo o clasico no perdura, pero gracias a los nostalgicos. Muy bueno.